El 19 de abril de 1890 tiene lugar la apertura oficial de una nueva Comunidad en la ciudad de Cáceres. Un mismo espíritu anima y justifica la presencia y actividad de las hermanas: acoger preferencialmente a niñas en desventaja social y ofrecer a la sociedad en general, su propuesta educativa.